¡Qué me acuerde de sonreír!

Hay momentos en los que estamos atravesando una etapa difícil y donde parece que nada nos funciona. Estamos atrapados en medio del conflicto y no encontramos una salida.

En esos momentos creo que lo importante como dice este texto es ser bondadosos con nosotros mismos y no juzgarnos.

Esta es la respuesta de Kenneth Wapnick, maestro del Curso, a una persona que está atravesando un momento difícil y que todos podemos aplicarnos en algún momento.

“No haces nada salvo decir: “estoy haciéndolo lo mejor que puedo. Se trata de una etapa desafiante y trataré de recordar tan rápidamente como pueda“. Eso es todo. El problema no es la “diminuta y alocada idea” (haciendo referencia a una línea del Curso) sino el tomarla en serio .

“Una diminuta y alocada idea, de la que el Hijo de Dios olvidó reírse, se adentró en la eternidad, donde todo es uno. A causa de su olvido (de reírse y tomarla en serio) ese pensamiento se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo, así como de tener efectos reales. Jun­tos podemos hacer desaparecer ambas cosas riéndonos de ellas, y darnos cuenta de que el tiempo no puede afectar a la eternidad. Es motivo de risa pensar que el tiempo pudiese llegar a circuns­cribir a la eternidad, cuando lo que ésta significa es que el tiempo no existe”.

Así que el problema no es que te estás olvidando de perdonar, ni salir del momento presente y quedar atrapada por el mundo, pero si tú juzgas eso, si te sientes culpable, entonces estás conservándolo (el sistema de pensamiento del ego que mantiene que la separación es real).

Si puedes mirar al asunto sin juicio entonces dices: “Estoy haciéndolo lo mejor que puedo. Todavía me siento tentada por mi ego, y aún estoy usando el mundo como defensa, pero eso no me convierte en una mala persona“.

El problema no es nada del ego; el problema es que nos lo tomamos en serio.

Así que cuando nos descubrimos tomándolo en serio, la respuesta es mirar con Jesús que simplemente sonríe.

Mantente pidiéndole a Jesús que te ayude a acordarte de sonreír. 🙂

~ Entrevista a Kenneth Wapnick ❤

 

Jesús8