La pesca del salmón en Yemen

la-pesca-del-salmon-en-yemen-cartel1

Temas: Fe, Posibilidades, Relación santa, Creencia, Dejar ir las barreras, Las leyes del ego y las leyes de Dios, Desenlace feliz

El doctor Alfred Jones (Ewan McGregor), miembro del Centro Nacional para el Fomento de la Piscicultura, debe su reputación a un trabajo pionero sobre la reproducción de los moluscos. Cuando su jefe le pide que estudie la posibilidad de introducir el salmón en Yemen, rechaza la propuesta rotundamente. Lo que ignora es que detrás del proyecto está un acaudalado jeque árabe (Amr Waked), empeñado en exportar el arte de la pesca con mosca al norte de Yemen. Sin embargo, el disparatado proyecto capta la atención de un ambicioso asesor del primer ministro, que ve en él una excelente oportunidad para mejorar el prestigio del Reino Unido en Oriente Medio y, de paso, consolidar su futuro político. Cuando el proyecto se pone en marcha, el doctor Jones se ve obligado a reconsiderar su dictamen inicial y a colaborar con la joven y atractiva representante del jeque (Emily Blunt). (FILMAFFINITY)

“Todo tendrá un desenlace feliz. L-292”

“El miedo ya se acabó y lo único que hay aquí es amor. L-293”

“La voluntad de Dios para mi es perfecta felicidad. L-101”

“No me gobiernan otras leyes que las de Dios. L-76”

Una de mis películas favoritas, no se cuantas veces la he visto y la disfruto cada vez como el primer día. El mensaje de esta película es claro, como el Curso nos recuerda: “Todo tendrá un desenlace feliz“. Esta película es sobre la fe, la visión y las posibilidades.

“No es posible que al Hijo de Dios le falte fe, pero sí puede elegir dónde desea depositarla. La falta de fe no es realmente falta de fe, sino fe que se ha depositado en lo que no es nada.” UCMD

El Dr. Jones vive una vida mediocre pero acomodada, una vida llena de rutinas, una vida guiada por el pensamiento científico y alejado del Espíritu hasta que un día le llega una proposición descabellada, una invitación a ir más allá de los límites de la mente limitada y descubrir que puede y se merece ser feliz. La idea descabellada es llevar el salmón a Yemen, algo que parece a todas luces imposible salvo para una mente con una visión y fe claras, el jeque Mohamed.

Todo es una posibilidad, en el campo de la conciencia todo es una posibilidad esperando ser elegida. Lo que algunos consideran imposible puede ser posible para aquel que tiene la valentía de desafiar el pensamiento del mundo y sus leyes, y dar un paso al frente para su consecución, no importa los impedimentos que pueda encontrar por el camino.

“¿Por qué te resulta tan extraño que la fe pueda mover montañas? En realidad, ésa es una hazaña insignificante para semejante poder. Pues la fe puede mantener al Hijo de Dios encadenado mientras él crea que lo está. Más cuando se libere de las cadenas será simplemente porque habrá dejado de creer en ellas, al retirar su fe de la idea de que lo podían aprisionar, y depositarla en cambio en su libertad. Es imposible tener fe en dos orientaciones opuestas. La fe que depositas en el pecado (creencia en la separación, miedo, cuerpo) se la quitas a la santidad (Espíritu). Y lo que le ofreces a la santidad se lo has quitado al pecado.” UCDM

El Curso nos habla de esa posibilidad, imposible desde la perspectiva del mundo, de la paz y la felicidad permanentes. Esta idea desafía una mente limitada y la obliga a ampliar sus límites como le ocurre al Dr. Jones. Mientras que el pensamiento de mundo y sus leyes nos dicen que la opción de la paz es imposible, el Espíritu nos recuerda que esta opción no solo es posible, sino inevitable. ¡Está en nuestro ADN divino! 😉

Abrirse a esa posibilidad implica desarrollar la confianza, soltar el pensamiento de carencia y miedo y confiar.

Si el Dr. Jones representa el pensamiento, la parte racional, la representante del jeque encarna la parte emocional. Mente y corazón son los dos importantes; mientras que una parte mental alejada de la emoción lleva a la insensibilidad y el cinismo, una parte emocional sin mente lleva al desbordamiento emocional y la depresión. Cuando ambos se unen con un propósito santo (recordar Quien Soy), con una visión guiada por la fe, los milagros suceden. Las defensas empiezan a resquebrajarse y el amor ocupa el lugar del miedo.

Esta transformación desde el interior se refleja en el exterior como le ocurre al personaje del Dr. Jones al principio de la película tan encorsetado y más adelante mucho más libre.

En esta película también se ve muy bien que paralelo al propósito del Espíritu que es mostrarnos y dejar ir las barreras que hemos levantado para protegernos del amor abriéndonos a una nueva visión, está el propósito del mundo que siempre guarda algún interés oculto y que está muy bien representado por la parte política de la película que es aprovechar la situación, el proyecto de la pesca del salmón en Yemen, para buscar votos y desviar la atención. Eso es lo que el mundo quiere hacer con nosotros, desviar nuestra atención del propósito del Espíritu, de la posibilidad de elegir la paz y el amor en cualquier situación, de creer en lo aparentemente imposible y mantener una fe inquebrantable en ese objetivo.

Una película con un montón de mensajes para verla una y otra vez. Una película que nos invita a poner nuestra fe en lo aparentemente imposible, a olvidar y dejar ir todas las razones por las que creemos que no va a funcionar, y a creer en la única razón por la que lo hará: Sólo el Amor es Real.

Disfruta de esta película que abrirá tu corazón a la posibilidad de lo imposible.

“Las promesas de Dios no hacen excepciones. Y Él garantiza que la dicha será el desenlace final de todas las cosas.” L-292

~Iciar ❤