Renuncia

“La muerte es un pensamiento que adopta muchas formas, las cuales a menudo no se reconocen. La muerte puede manifestarse en forma de tristeza, miedo, ansiedad o duda; en forma de ira, falta de fe y desconfianza; preocupación por el cuerpo, envidia, así como en todas aquellas formas en las que el deseo de ser como no eres pueda venir a tentarte. Todos esos pensamientos no son sino reflejos de la veneración que se le rinde a la muerte como salvadora y portadora de la liberación.” L- 163: La muerte no existe. EL Hijo de Dios es libre

“Hemos aprendido que la idea de la muerte adopta muchas formas. Es la idea subyacente a todos los sentimientos que no son de suprema felicidad. Es la alarma a la que respondes cuando reaccionas de cualquier forma que no sea con perfecta alegría. Todo pesar, sensación de pérdida, ansiedad, sufrimiento y dolor, e incluso el más leve suspiro de cansancio, cualquier ligera incomodidad  fruncimiento de ceño, dan testimonio de la muerte. Por lo tanto, niegan que vives.”  L-167: Sólo hay una vida y esa es la vida que comparto con Dios

Renuncia.

Renuncia a todo pensamiento que no sea de gozo supremo, de alegría y de amor.

Renuncia a toda forma de muerte, de ausencia de vida.

Renuncia a la tristeza.

Renuncia a la ansiedad, al miedo.

Renuncia a la preocupación, a la escasez en todas sus manifestaciones.

Renuncia al dolor, al sufrimiento.

Renuncia a la enfermedad, es sólo un pensamiento.

Renuncia a la muerte, no hay nada que pueda oponerse a la Vida. No hay contrarios.

Renuncia a la soledad, al sentirte aislado.

Renuncia al desánimo, a esa espiral que tira de ti para abajo.

Renuncia a la crítica, a la comparación.

Renuncia a todo aquello que parece hacerte daño al renunciar al pensamiento de pequeñez.

Ese pensamiento te mantiene al otro lado del velo donde tu visión se ve nublada por las brumas que esos pensamientos representan.

Deja que hoy se descorra ese velo. Que las nieblas se disipen. Deja que la luz brille a través de las nubes. Deja que la Vida ocupe el lugar de la muerte.

Renuncia a toda forma de muerte.

Renuncia a cualquier pensamiento que no sea de dicha.

Eres el guardián de tus pensamientos. Tienes el poder de renunciar a todo aquello que ya no quieres mantener en tu mente.

Muéstrate firme en elegir ver solo aquello que quieres ver. Mantén tu compromiso con la alegría.

El poder está en Ti, no en tus pensamientos. Puedes elegir tu forma de sentirte si renuncias a todo pensamiento que ya no te sirve, que te degrada. A todo pensamiento de conflicto, de ataque.

No necesitas seguir cargando con ellos durante más tiempo. Puedes dejarlos ir, puedes renunciar a ellos ahora.

Renuncia a toda forma de dolor hoy, y vuelve a ser el niño cofiado y alegre que veo cuando te miro. Él está muy vivo en Ti, pleno de Vida.

Hoy elige la Vida. Elige ser libre.

Renuncia.

Renuncia al miedo, a la muerte, y vuelve a Mí.

“Maestro de Dios, tu única tarea puede definirse de la siguiente manera: no hagas ningún trato en el que la muerte sea parte integrante de él.” Manual del Maestro

~ J ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s