Indefensión

Sólo el amor es fuerte, puesto que es indiviso. Los fuertes no atacan, pues no ven que haya necesidad de ello. Antes de que la idea a atacar pudiese entrar en la mente, tuviste que haberte percibido a ti mismo como débil. Puesto que te atacaste a ti mismo y creíste que el ataque había sido efectivo, te consideras a ti mismo debilitado. Al dejar de percibir la igualdad que existe entre tus hermanos y tú, y al considerarte a ti mismo como más débil intentas “equilibrar” la situación a la que tú mismo diste lugar. Y te vales del ataque para ello porque crees que el ataque logró debilitarte.

Por eso es por lo que el reconocimiento de tu propia invulnerabilidad es tan importante para el restablecimiento de tu cordura. Pues al aceptar tu invulnerabilidad estás reconociendo que el ataque no tuvo efectos. T.12.V.1-2

¿Qué quiere decir que el ataque no tuvo efectos?

Lo que significa es que el mundo es una ilusión, no es real. El mundo que percibes es el resultado de un ataque contra ti mismo al no reconocer tu verdadera naturaleza que es espíritu completo e inocente.

El mundo tal y como lo percibes a través de los ojos del miedo es un efecto de una mente errónea que se ha enseñado a si misma que existe el sufrimiento, la culpa y la debilidad. De un sistema de pensamiento que te insta a defenderte, a protegerte de un posible enemigo que no es más que él mismo. Que te hace creer que eres débil, pequeño y vulnerable abandonado en un mundo cruel dispuesto a hacerte daño.

Si te percibes a ti mismo así, te estás atacando, y no podrás evitar pensar que lo que experimentas como un ataque es real y que debes por lo tanto defenderte. ¿Defenderte de quien si son tus propios pensamientos proyectados los únicos que pueden hacerte daño?

El Maestro del Amor te insta a que te des cuenta que aún sigues siendo tal como Dios te creó y que los efectos que percibes, y de los cuales crees tener que defenderte, no son reales al carecer de causa. ¿Quien tendría que defenderse y de quien si supiese que descansa en los brazos del Amor en plenitud y gozo? ¿Quien no necesitaría de defensas si por el contrario pensase que es alguien débil y vulnerable?

Esa es la razón de que no puedas enseñarte a ti mismo. No puedes enseñarte amor desde una mente dividida que cree en el miedo y en sus efectos. Más cuentas con un Maestro dispuesto a enseñarte la Verdad y a recordarte a cada instante que eres invulnerable y por lo tanto puedes en este instante rendir tus defensas. Que los pensamientos de ataque hace mucho que desaparecieron de la mente de aquel que se olvidó de reír de una idea loca que no tuvo efectos. Que eres el Santo Hijo de Dios Mismo y tu lugar en el Reino está asegurado.

Rinde todo pensamiento de miedo que aún mantengas al Amor y deja que El te enseñe lo que eres y has sido desde el principio de los tiempos. Permite que te muestre lo que nunca ha estado oculto y siempre ha estado disponible para ti a la distancia de un pensamiento.

Deja que tu mente sea sanada y la consciencia del Amor sea restaurada al Santo lugar de donde nunca se fue. ❤

“En mi indefensión radica mi seguridad” L-153

~J ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s