Oh Happy Day

Oh happy day (oh happy day)
Oh happy day (oh happy day)
When Jesus washed (when Jesus washed)
When Jesus washed (when Jesus washed)
Jesus washed (when Jesus washed)
Washed my sins away (oh happy day)
Oh happy day (oh happy day)

Me levanto y ya está aquí. Hace tiempo que no sabía nada de ella, creía y confiaba en que se había ido, pero hoy al levantarme estaba conmigo de nuevo.

Ese peso en el pecho. Ese sentimiento conocido de profunda tristeza. Esa nube negra. Oscuridad, desazón, soledad…

– ¡Hoy va a ser duro! pronostico.

Intento entretenerme, me ocupo. Desayuno, entro en facebook, ojeo y trasteo con el ordenador. Pero nada puede acallar ese grito silencioso desde el fondo de mi alma.

– ¡Ven a mí! escucho.

No quiero, otra vez no. ¿No podría irse? ¿Dejarme en paz? Estoy tan cansada…

Pero todo me lleva allí a donde no quiero ir. Parece que todo se confabula para que las compuertas se abran y el dolor desborde.

Una palabra en mi mente: Gospel. Y un mandato: Siéntate a escucharlo.

Aquellos que me seguís, ya sabéis que me encanta la música Gospel y que he participado en varios talleres de este tipo de música. Desconozco de donde me viene esa inclinación por este estilo pero es escucharla y la piel se me eriza, me emociono y en ocasiones no puedo contener la emoción que se despierta. Cantar Gospel es una de las experiencias más bonitas, divertidas y emotivas que he tenido y formar parte de un coro Gospel uno de mis deseos.

Gospel viene de la palabra “Godspell” que significa “palabra de Dios” y a esta forma de cantar se la llamó así porque era un canto para invitar a las personas hacia Dios. ❤

¡Quizás sea eso simplemente lo que necesito ahora!

Con los primero acordes de “Holy, Holy, Holy” las compuertas que intentaba mantener cerradas se abren y la tristeza brota sin control. Cuando llega “Unconditional“, una de mis canciones favoritas, ya no puedo parar. Las lágrimas corren por mis mejillas y el río se desborda.

There is a love that’s so complete,
When I came around it, it knocked me off of my feet

This love I found is certified,
it healed my body and ceased my troubled mind

The love of Jesus, say, what the song’s about
When it dwells within, it’ll make you scream and shout
I’m so glad that I have found
A love like this could turn my life around

Es como si un deshollinador limpiase y purgase en profundidad toda esa basura.

– ¡No quieras quedarte con nada! escucho. Tenemos que hacer espacio para el Amor.

Llega “Amazing Grace” y sigue desbordando, pero ya no lo resisto, lo dejo fluir. Bye, bye…

Con “Going Up Yonder” empiezo a sentirme más tranquila y me preparo para la traca final, “Oh happy day“.

He atravesado el túnel. Esta vez el Gospel ha servido de puente de vuelta a casa. Un vehículo que mi Espíritu utiliza para sanar, desatascar y volver a mí mismo.

Escucho la letra de las canciones y me doy cuenta de que no puede ser más perfecto. ¡Oh happy day!

Me quedo en silencio y doy las gracias. ¡Ya estoy de nuevo en casa! Creía que me había perdido pero era una ilusión. Nunca he estado perdida. Mi Espíritu me encontrará allá donde me encuentre y me hablará en un lenguaje que pueda comprender. Hoy ha sido el Gospel.

Hoy la tristeza se ha convertido para mí en el portal a la alegría. ¡Oh happy day!

~Iciar ❤

*** Esta entrada la escribí hace cosa de un año pero hoy me he levantado con Gospel y me he acordado de ella.

*** El disco que escuché es del coro Gospel, “Living Water“. Lo puedes encontrar en Spotify.

Anuncios

Un pensamiento en “Oh Happy Day

  1. Pingback: ¿Es posible celebrar la tristeza? | El Código de la Emoción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s