El centro tranquilo

Un Curso de Milagros nos ofrece una lección fundamental:

“¡Ya estás listo! Ahora solo tienes que recordar que no tienes que hacer nada. Sería mucho mas efectivo ahora que te concentrases únicamente en esto, que reflexionar sobre lo que debes hacer. Cuando la paz llega por fin a los que luchan contra la tentación y batallan para no sucumbir al pecado; cuando la luz llega por fin a la mente que se ha dedicado a la contemplación; o cuando finalmente alguien alcanza la meta, ese momento siempre viene acompañado de ese feliz descubrimiento: “No tengo que hacer nada” T-18.VII.5

Hacer siempre involucra al cuerpo por lo tanto lo que Jesús nos invita es a quitar la atención del cuerpo por un instante y volver la atención a la mente. Abandonar el mundo de los efectos y volver al mundo de las causas al recordar que “no tengo que hacer nada”.

Esto no quiere decir que no vayas a hacer nada en el mundo, el Curso no habla a ese nivel, sino que no le darás valor al cuerpo o a sus acciones en tu mente, o lo que es lo mismo que dejarás de creer que son la fuente de tu placer y/o tu dolor.

Recordar que “no tengo que hacer nada” es reconocer que todo está siendo cuidado en este instante. Que puedo descansar en la certeza de que la paz me acompaña donde quiera que yo voy.

Es entrar en ese centro tranquilo donde no existe el tiempo y adonde puedo retornar siempre que me vea atraído por el ajetreo del mundo y sus demandas, simplemente recordando que “no tengo que hacer nada”.

~ J ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s