Un inmenso océano de paz

Cierra los ojos y céntrate en el espacio interno. Siente ese espacio ahora. ¿Hay calma o agitación?

Respira en ese espacio.

No hagas nada, simplemente observa y siente.

¿Hay tensión en la zona del estómago? ¿Un peso en el pecho?

Conviértete en un explorador por un instante y mira de frente esa agitación.

Eres el guardián de esas sensaciones. Su cuidador. Necesitaban de tu amoroso abrazo.

Son tus hijos. Tú eres su padre, su madre. Necesitan de tu atención. Tu cariño es lo único que necesitan para saber que pueden descansar en paz.

Se el espacio donde se recuperan de sus heridas.

El descanso para su alma cansada.

Abraza a esos hijos y deja que el amor que eres los transforme y a ti con ellos.

Conviértete en una extensión de la Gracia.

Eres el espacio donde todo es aceptado, nada negado.

Eres Amor.

Eres Comprensión.

Por fin puedes cumplir tu función.

Da las gracias a esos hijos por permitirte recordar que eres la presencia tranquila y amorosa donde pueden descansar y recuperarse.

Un inmenso océano de paz.

~ J ❤

Anuncios

2 pensamientos en “Un inmenso océano de paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s