¡Tú ya eres especial!

¡Tú ya eres especial! Si, hoy empezamos fuerte. Te has pasado la vida queriendo ser especial, queriendo conocer aquello que te hace diferente, único. ¿Cuál es mi propósito? ¿Cuáles son mis dones? ¿Cuál es mi talento? ¿Para qué estoy aquí? Estas son alguna de las preguntas relacionadas con tu deseo que ser especial, con dones y talentos especiales, con un propósito especial en un entorno especial. ¿No me crees? Y cada vez que has querido ser especial, has sufrido. Puede que te suene un poco exagerado, pero yo te digo que cada vez que has buscado ser especial has sufrido las consecuencias de tu deseo. ¿Y cuáles son esas consecuencias? Separación.

Todo lo que sube, baja y cada vez que te has sentido especial por algo o comparado con alguien, al rato la tortilla se ha dado la vuelta y has visto que respecto a otra cosa o comparado con otra persona no lo eras tanto. Has buscado ser especial en un mundo especial donde todos sois especiales. Esto es lo mismo que buscar ser especial por ser carpintero en un mundo de carpinteros donde todos sois carpinteros. ¿Ves la incongruencia de tu deseo? ¿Ves que tal y como está planteado está condenado al fracaso?

Solo cuando dejes de querer ser especial podrás darte cuenta de que ya lo eres. No puedes hacer nada para serlo, ningún esfuerzo va a servirte en este caso. No se necesita por tu parte de ningún don ni talento específico. Tu propósito no es ser especial, tu propósito es darte cuenta de que ya lo eres.

Lo que te hace especial no tiene nada que ver con el mundo. No tiene que ver con nada que puedas hacer. Lo que te hace especial es lo mismo que hace especiales a todos tus hermanos y es algo que compartes conmigo. Lo que te hace especial no te hace único, sino igual a todos los demás. Es lo que ves en Mí.

Hoy quiero que recuerdes aquello que compartimos y que nos hace especiales: la capacidad de dar y extender amor. Quiero que hoy vayas donde vayas seas consciente de que lo que marcará la diferencia en tu vida es la capacidad de dar amor así que cuando te cruces con alguien mentalmente puedes decir:

“Mi función, mi propósito hoy es ser un vehículo para el amor. Me haré a un lado y dejaré que el amor se exprese a través de mí. Hoy dejaré que el amor me alcance. Gracias por permitirme cumplir mi función.”

~J. ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s