Recuerda Quien Eres

Vamos a hacer un ejercicio. Coge papel y lápiz. Empieza escribiendo una situación que te preocupe en este momento. Escoge solo una. Descríbela con tus propias palabras. Luego debajo escribe cómo te sientes respecto de esta situación. Y al lado como te gustaría sentirte.

Si se trata de una situación que no te gusta probablemente hayas escrito que te sientes furioso, desorientado, triste, ansioso, etc, y que te gustaría sentirte feliz, alegre, confiado, en paz.

Tú piensas que lo que estás sintiendo en este momento es como consecuencia de la situación que has descrito. Es decir crees que la causa de lo que estás experimentando es la situación que has expuesto, y que por lo tanto para pasar de como te sientes ahora a como te quieres sentir la situación tendría que cambiar. Por eso te enfocas tanto, hasta agotarte, en actuar sobre las circunstancias de tu vida. No te das cuenta que al pensar de esta manera te estás convirtiendo en una víctima del mundo (de la situación que has descrito) y que es precisamente esta decisión la que hace que te sientas como te estás sintiendo en este instante. Una víctima sin voluntad propia a expensas de un mundo que no siempre te ofrece aquello que deseas. Es tu identificación con una víctima la que hace que te sientas así, no la situación que estás viviendo.

No eres una víctima. No te comportes como tal. No creas a la vocecita que te dice que estás a merced de las circunstancias. No es verdad. Observa simplemente que para poder sentirte como te estás sintiendo ahora has tenido que equivocarte y creer ser lo que no eres. Ese es tu único error. Y todo error se puede corregir. Pero se tiene que corregir en su origen y el origen no está en la situación, sino en tu identificación.

Todo lo que estás sintiendo en este momento está bajo la tutela del ego, el yo pequeño, el yo miedoso, la víctima. Todo lo que has escrito en como te gustaría sentirte está bajo la batuta del Ser, de tu verdadera naturaleza, del Espíritu. Esto no tiene nada que ver con la situación, esto tiene que ver con un cambio de percepción: dejar de identificarte con quien no eres (una víctima) y aceptar tu verdadera naturaleza (Espíritu).

No se trata de cambiar por lo tanto la situación o a ti mismo. Se trata de recordar Quien Eres. Se trata de dar un paso atrás y darte cuenta de que tú único problema es que te has olvidado de Quien Eres. Pero ahora estás empezando a recordar…

Durante el día de hoy repite tan frecuentemente como puedas esta idea, en especial en los momentos en que sientas la tentación de creerte a merced de las circunstancias:

“No soy víctima del mundo que veo. Soy Espíritu. Esa es mi verdadera identidad y ahora estoy dispuesta a aceptarla.”

~J. ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s