Báñate en el océano que eres

Centra tu atención en la respiración. Inspira y expira. Observa que la respiración no es un proceso consciente, no es algo que tú hagas, es algo que sucede.

En ocasiones se vuelve agitada, en otros casos lenta y profunda como la de un bebé: inspira y se hincha como un globo, luego expira soltando todo el aire.

Observa la respiración. No hagas nada con ella, simplemente observa como es mientras lees estas líneas. ¿Superficial o profunda? ¿Agitada o en calma? ¿Permites que todo el aire se mueva libremente o se frena en alguna parte? Vuelve la atención a tu respiración ahora.

Fíjate que es como las mareas, sube y baja. Se extiende hacia afuera, hacia la arena, para volver hacia adentro de nuevo. A veces son mareas bravas que arrasan la orilla, otras suaves balanceos. Pero independientemente de su naturaleza, nunca abandonan su origen, el mar. Surgen de él extendiéndose para volver de nuevo a él.

Tu respiración es como esa marea, agitada o calmada, profunda o superficial, pero siempre conectada a su origen.

Sé consciente hoy del espacio en el que la inspiración nace, y a donde vuelves al expirar. Ese espacio inmenso eres tú.

“Cierra los ojos. Centra la atención en tu respiración. Inspira suavemente y sin esfuerzo. Luego expira de igual forma. Imagina una marea que sube y baja. Haz esto unas cuatro o cinco veces. Déjate mecer por ese balanceo. Luego lleva tu atención al espacio donde tu respiración nace. Al espacio de donde surge la inspiración, y a donde vuelves al expirar. Quédate en ese espacio durante un rato. Y nota como ese espacio se va extendiendo. No tienes que hacer nada, solo darte permiso para que suceda. Conviértete en el mar. Permanece en esa conciencia durante el tiempo que quieras. Disfrutando, disfrutándote. Y luego abre los ojos lentamente manteniendo la conciencia de ese océano recién descubierto. Haz esto todos los días como una forma de volver la atención a tu verdadera naturaleza. Báñate en ese océano inmenso.”

~J. ❤

Anuncios

Un pensamiento en “Báñate en el océano que eres

  1. Pingback: El silencio del corazón | El Código de la Emoción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s